sábado, 19 de febrero de 2011

Cambios



















Cambios en mi vida dentro de una semana.
Un cambio principal-dejar un trabajo en el que estuve 15 años- y los microcambios que eso conlleva:rutinas, viajes, horarios,cierta seguridad económica.
Pero a través de esos hábitos que voy a dejar, vislumbro un camino: mi propia voluntad de cambio.

Hace más de un año que voy pensando este paso.
Con la elasticidad que tienen los gerundios,esta meditación quisiera seguirse pensando.
Pero el cambio-nutrido de hartazgo,de esperanza,de lecturas de Séneca- ya está en marcha.

Lo que me espera tiene la incertidumbre de no aparecer enseguida.
Pero sé que está.
Y es maravilloso.

10 comentarios:

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Buena suerte, Ignacio. Siempre hace falta valor para afrontar los cambios. Espero que Séneca te conforte.
Saludos.

cirandeira dijo...

Mudanças de vez em quando são salutares. É sempre bom vislumbrar
outros horizontes...
Te desejo BOA SORTE!!!

Anónimo dijo...

Querido amigo, mucha suerte y todo lo mejor para sus nuevos rumbos.
En el final recuerde "que aunque la veas pobre Itaca te dio el viaje..."
Un gran abrazo.

Claudio

Patricia Rocha Antonelli dijo...

Mucha suerte Ig. Si has de cambiar será por algo. Pero recuerda que al niñito prometiste pagarle la Universidad y los zapatos, de libros ya tiene los tuyos.

Rayuela dijo...

mucha merde, sea lo que esté viniendo!


besos*

Lisarda dijo...

Muchas gracias, José. Además de Séneca, me confortan los mensajes como el tuyo.

Lisarda dijo...

Cara Cirandeira, não desejo outra coisa que horizontes novos.E, como diz Camoes, "mudam-se os tempos, mudam-se as vontades".
Abrazo pra ti.

Lisarda dijo...

Así es, amigo Claudio: rumbos, caminos, el tesoro del viaje.
En el contexto de personas con las que estaré por pocos días más, no hace falta esperar a los bárbaros; ya están adentro y no son la solución, así que me queda esto que tan bien señalás: las Itacas.
Un abrazo y saludos a Mónica.

Lisarda dijo...

Vos me hacés reír...no le va a faltar al niño, me queda el otro trabajo y lo nuevo que salga.
No sé si leer libros va a ser lo suyo, pero le hablé tanto de Brasil-de Curitiba, de Ilha do Mel, de Salvador, de la música- que a veces me dice"cuando yo sea grande y empresario, te voy a comprar una casa en Brasil".
Así que voy a ver de ahorrar para estar un tiempo en Brasil juntos;uno de los cambios que quiero-para más adelante-es que la sintaxis castellana también se tome vacaciones.
Bueno, justo a vos te voy a hablar de eso!
Un beso Patri, y gracias por la buena onda: vos me das seguridad...

Lisarda dijo...

¿Qué te puedo decir, Silvia? En nuestro querido país, la ´mayor certeza es la incertidumbre!
Un abrazo.