lunes, 20 de septiembre de 2010

José Antonio Labordeta (1935-2010), Somos




Somos
como esos viejos árboles
batidos por el viento
que azota desde el mar.

Hemos
perdido compañeros
paisajes y esperanzas
en duro batallar.

Vamos
a echar nuevas raíces
por campos y veredas,
para poder andar

tiempos
futuros y anhelados,
de manos contra manos
que es la fraternidad.


Somos
como la humilde adoba
que cubre contra el tiempo
la sombra del hogar.

Hemos
perdido nuestra historia
canciones y caminos
en duro batallar.

Vamos
a echar nuevas raíces
por campos y veredas,
para poder andar

Vamos
hundiendo en las palabras
las huellas de los labios
para poder besar

Somos
igual que nuestra tierra
suaves como la arcilla
duros del roquedal.

Hemos
atravesado el tiempo
dejando en los secanos
nuestra lucha total.

Vamos
a hacer con el futuro
un canto a la esperanza
y poder encontrar

tiempos
cubiertos con las manos
los rostros y los labios
que sueñan libertad.

Somos
como esos viejos árboles.


José Antonio Labordeta es un escritor y cantante español, oriundo de Zaragoza. En 1976 participó de la creación del Partido Socialista de Aragón. Publicó nueve libros de poesía, cuatro entre cuentos y novelas,y libros de viajes como Aragón en la mochila,20 discos y tres libros de memorias.
Aquejado por el cáncer que lo llevó el 19 de septiembre de 2010,su último libro se titula Regular, gracias a Dios.

5 comentarios:

Patricia Rocha Antonelli dijo...

Nos hemos quedado todos rotos, fue un poco como murio Benedetti o Mercedez Sosa, nuestros correos se colapsaron y los peninsulares nos volvimos a sentir huerfanos. Fue el único político que tuvo coraje de hacer callar, con todas las palabras, a quien debía callar. Y además poeta. Gracias por recordarlo del otro lado del oceano.

Leca dijo...

Lisarda...
eu não conhecia...
e agora que li...
me encantei...

Beijos
Leca

Lisarda dijo...

Un grande que en nuestro querido país no se conoce tanto.Y una dicha, Patri, que sigamos compartiendo estas cosas. A pesar del océano, te diría que estamos del mismo lado.
Un abrazo.

Lisarda dijo...

Leca, o canto-quando verdadeiro-encanta.Beijos.

Anónimo dijo...

Hay gente que nunca muere, que nunca podrá morir, y, sin emabargo, cuanto vacío deja. Vacío de guía, vacío de presencia pero no de esperanza y anhelo. Orgullo de pertenecer a una tierra que da estas gentes, que es tan parca en otras cosas, tan dura, tan seca y, sin embargo, tan ubérrima y generosa que produce estos ejemplos. Quiero y espero que no se agote y que la memoria de este Hombre nos llene y nos de fuerza siempre para no dejarla caer. Para que sea un faro, una luz que, en estos tiempos tan duros y materialistas nos enseñe y nos guíe. Nos diga que no todo son miserias y que, aunque estemos en un mar de mediocridades y desesperanza, en un tiempo de sobrevivencia, siempre hay...habrá gente que nos haga recordar que somos, mientras existamos, una esperanza. Estemos donde estemos nosotros llevaremos en nuestro corazón, siempre, a Labordeta y a Aragón.
Adiós compañero pero hasta siempre.