jueves, 21 de noviembre de 2013

Heinrich von Kleist, Michael Kolhaas



En medio del dolor que le causó ver hasta qué punto el desorden se había apoderado del mundo, una alegría le recorrió al considerar que el orden reinaba, al menos, en su pecho.

Heinrich von Kleist, Michael Kolhaas