domingo, 3 de junio de 2012

Lorenzo García Vega (1926-2012)



A 15 días del Bloomsday, fallece en  Playa Albina, Lorenzo García Vega. Conocí su obra gracias a la generosidad de Reynaldo Jiménez, quien me inició en su lectura. Luego, en los dos viajes que hizo Lorenzo a nuestro país, estrechamos una amistad hecha de asombros, caminatas y largos diálogos. En su último viaje me regaló un ejemplar de El oficio de perder, su desopilante y espiralada autobiografía.
Podría decir que queda el consuelo de su obra, pero este fácil engaño sirve para quienes no le conocieron. Su ritmo de conversación era indisociable de su estilo, un ritmo hecho de paréntesis chaplinescos, disgresiones y preguntas constantes sobre cómo decir o escribir lo que estaba diciendo o escribiendo.Era, sencillamente, único en ese arte de sabotear sus propias afirmaciones.

Lo extrañaremos. O, como diría él: ¿qué estoy diciendo con esto?¿Por qué ese futuro incierto y a la vez voluntarista? Ya te extrañamos, amigo Lorenzo.